Nuestra Historia

Todo el mundo tiene una buena historia que contar y tú estás a punto de conocer la nuestra: dos expatriados surfistas y dos apasionados de la isla de los dioses, pies descalzos, una flor en el pelo, labios salados tras una buena sesión de surf, olor a mar y comida callejera… y un mismo sueño en el aire esperando a convertirse en magia y realidad.

Tras el éxito conseguido con Monkey House Hostel, nos hemos aventurado con un segundo proyecto que siguiera la misma filosofía de buen rollo pero añadiendo un punto extra de confort, diversión y surf. Sobre todo surf.

Monkey House Surf Camp es nuestro tesoro, un complejo de referencia en el centro de Canggu que reúne todos aquellos detalles que hemos apreciado en cada uno de nuestros viajes y aquellos otros que, a veces, nos han faltado para sentirnos menos nómadas y más como en casa. Por eso, nuestro objetivo era crear ése lugar idílico donde amigos y familiares se congregaran y compartiran buenos momentos.

Un lugar para todo tipo de viajeros, desde surfistas con ganas de buenas olas hasta aprendices ilusionados por coger su primera, pasando por amantes de la cocina local, practicantes de otros deportes o exploradores con deseo de descubrir la isla… En definitiva, viajeros que inspiran y se dejan llevar.

Nos entusiasma la cultura, el entorno natural y la vida local de Bali, por lo que hemos plasmado lo mejor de ellos en cada rincón de la casa, cada una de sus habitaciones, cada obra de arte colgando de las paredes, cada ingrediente de nuestra cocina… queremos ir un poco más allá y ofrecerte todas las facilidades y comodidades que puedas necesitar, todo lo esencial y especial que haga que, cómo nosotros, no quieras dejar este lugar nunca más.